Un éxito la emprendetón en Manizales

7/5/2017

Se realizó en Manizales la Emprendetón, una iniciativa del Ministerio de Comercio Industria y Turismo (MinCIT) e iNNpulsa Colombia, apoyado por la CCMPC, bajo el lema “Una ruta por el cambio”. Durante un día, los emprendedores de Caldas experimentaron un taller creativo en el que, a partir de retos reales de la región, vivieron las etapas del emprendimiento en las que generaron soluciones que puedían ser concretadas en oportunidades de negocio.

“La Emprendetón de Manizales busca no solo hacer una transferencia de conocimientos, sino entregar valiosas herramientas a los ciudadanos para que comprendan la dimensión de emprender. Asimismo, desde iNNpulsa se quiere fortalecer el ecosistema regional de emprendimiento e innovación y, también, incentivar el surgimiento de conexiones de valor entre los actores del mismo”, afirmó Juan Carlos Garavito Escobar, gerente general de iNNpulsa Colombia.

De acuerdo con los cálculos de Confecámaras, cada año en Colombia son generados 70.000 emprendimientos. Esta cifra muestra la importancia de atender al ecosistema emprendedor en el territorio nacional, razón por la que el MinCIT e iNNpulsa decidieron llegar a las regiones con el modelo Emprendetón. Esta iniciativa está basada en una metodología de aprender haciendo la cual permite a los emprendedores simular situaciones reales, identificar propuestas creativas y soluciones prototípicas con rapidéz y efectividad y fortalecer sus oportunidades de negocio. Adicionalmente, permite inspirar, sensibilizar y conectar a los participantes alrededor del impulso al emprendimiento desde la región.
 
Además, estas iniciativas buscan ser una plataforma para transferir conocimientos y herramientas alrededor del emprendimiento, enfocadas en incentivar y aumentar la productividad de los emprendimientos, consolidar su crecimiento y potenciar su desarrollo. También es un creador de conexiones entre los actores del ecosistema emprendedor en la región.

Así se vive la carrera del emprendimiento:

Durante el día, los grupos de emprendedores viven el proceso de emprender a través de tres fases: la primera consiste en la materialización de la idea de negocio. En esta etapa se identifica y caracteriza al cliente, se establece cuál es la oportunidad de innovación y los procesos concretos que deben adelantarse. Además, se analizar a la competencia y los diferenciales que ofrece. Con lo anterior en mente, los emprendedores diseñan su producto o servicio (prototipo), oferta de valor, beneficios y propuesta de servicio.

La segunda fase es la de validación. En este punto los participantes averiguan si su idea tiene un potencial cliente, si logran resolver la necesidad, qué demanda su público objetivo y cuáles cambios deben hacer a la propuesta para que ésta pase a convertirse en una iniciativa de negocio con proyección de mercado.

Finalmente, en la tercera fase los emprendedores ajustan la propuesta de valor, identifican qué tan rápido pueden hacer los cambios que demande su mercado y una vez generen estas variaciones en el negocio, logran resolver nuevas necesidades del cliente.
 
Al final de esta fase, los emprendedores elaboran un discurso de venta para presentar con efectividad su producto o servicio y pasan a una simulación de rueda de negocios ante jurados que representan la figura de inversionistas.

Compartir facebooktwittergoogle+