Caldas creció un promedio anual de 3 por ciento entre 2002 y 2016

9/13/2017

El Área de Estudios Económicos de la CCMPC en su objetivo por generar información constante se encuentra elaborando unos boletines mensuales donde profundiza sobre diversos temas económicos de la ciudad y el departamento. El sexto número de esta publicación económica pone relevancia en el crecimiento económico de los departamentos que constituyen la región del Eje Cafetero en Colombia desde principios del siglo XXI, mostrando la heterogeneidad en la evolución de las economías de Caldas, Quindío y Risaralda y la divergencia según actividades económicas. Se destaca como haciendo parte de una misma región identificada por el Gobierno Nacional, las estructuras económicas son diversas y las dinámicas económicas dispares entre los tres departamentos.

En términos reales la economía de la región durante el siglo XXI ha crecido un 66%, con una variación anual promedio del PIB del 3,2%, con tres periodos de diverso desempeño, mostrando una senda de crecimiento a principios de siglo, con una posterior contracción (2007-2011) y una siguiente recuperación en los últimos cinco años. Sin embargo, el comportamiento de los tres departamentos no ha sido igual. De hecho, la contracción en el crecimiento económico de la región en el periodo 2007-2011, responde a la caída en el PIB principalmente de los departamentos de Caldas y Risaralda, que sufrieron disminuciones reales del -3,6 pp y -4,4 pp respectivamente; caso contrario con el departamento del Quindío, que pasa de una etapa de crecimiento negativo a una recuperación en dicho periodo. Y, en los últimos cinco años de la serie, donde la región en su conjunto experimenta un quiebre al alza en su tendencia, Quindío continua su recuperación, aunque a un ritmo mucho menor, y Caldas y Risaralda a pesar de retomar el buen crecimiento, muestran tasas menores a las registradas a principios de siglo, y en el caso específico de Risaralda, la expansión de su economía registró un mayor impulso relativo. 

En Caldas, con una participación del 40% en el PIB regional, se visualiza una tendencia particular. A diferencia de sus departamentos vecinos, el periodo recesivo 2007-2011 fue mucho más fuerte, registrando incluso un piso en el año 2009 con una variación anual del -4,6%, frente al -1,1% en Quindío y 0,6% en Risaralda, el cual representó un duro golpe en la economía del departamento. En este periodo, el sector más afectado fue la industria manufacturera, el cual registró crecimientos negativos sucesivos en 2007 (-1,6%), 2009 (-16,8%), 2010 (3%), 2011 (-6,7%) y 2012 (-2,3%), lo que sin duda afectó enormemente el potencial de crecimiento del departamento. La industria manufacturera de Caldas se vio directamente afectada de la crisis financiera 2008 y la crisis política y diplomática con Venezuela, país que representaba el principal socio comercial de Caldas en los primeros años del siglo XXI. A pesar de esto, el sector se caracterizó por su resiliencia y luego de dieciséis años, Caldas continúa generando el 47% del PIB industrial de la región, ratificándose como el departamento más industrial del Eje Cafetero. Igualmente, Caldas genera el 42% del PIB agropecuario, el 55% del suministro de electricidad, gas y agua y el 39% del PIB de servicios sociales, comunales y personales. Por su parte, Risaralda se confirma como el departamento comercial, de servicios financieros y a las empresas y líder en construcción; y en menores pesos porcentuales, en Quindío resaltan los sectores de construcción, agricultura y comercio, hoteles y restaurantes.

Adenda. Estimando la contribución al crecimiento se destaca que en Caldas los sectores que más contribuyeron al crecimiento de su producto en 2016 fueron la industria manufacturera, las actividades financieras, seguros, inmobiliarias y servicios a las empresas y los servicios sociales, comunales y personales, mientras la agricultura restó al crecimiento; a diferencia de Risaralda y Quindío, en donde los sectores de actividades financieras, seguros, inmobiliarias y servicios a las empresas y servicios sociales, comunales y personales también resaltan, pero el líder indudable fue la construcción, especialmente la construcción de edificaciones. En estos dos últimos departamentos también se presenta una contribución significativa (>0,35) de la intermediación financiera, y una reducción al crecimiento por parte de la industria manufacturera y del cultivo de café, este último para el Quindío exclusivamente. 

Descargue aquí el Boletín Económico N°6 Crecimiento económico de la región del Eje Cafetero en el Siglo XXI

Compartir facebooktwittergoogle+