La “desrrobotización” del ser humano

Por: Carlos Andrés Trejos García
CMO – Solutions Systems SAS

 

La constante evolución y mejora de los sistemas de información, de los programas informáticos y de las aplicaciones que se utilizan en las empresas y organizaciones ha generado una carrera tecnológica en la que los diferentes desarrolladores de software, cada vez ofrecen más y mejores soluciones para acompañar la transformación digital de las compañías. Aplicaciones como CRM, ERP, MRP, paquetes de ofimática, software de gestión documental, software para SG-SST, redes sociales, correos electrónicos, servicios de nube, aplicaciones colaborativas y muchas otras más, que se potencializaron con nuestra nueva normalidad del trabajo remoto, son solo algunas de las que engrosan la larga lista de sistemas de información que aparecen en una empresa. Todos ellos ofreciendo funcionalidades maravillosas que aportan versatilidad y competitividad digital a las organizaciones; sin embargo, creando también algunos problemas al interior de las mismas.de Manizales y Universidad de Manizales.

 

Muchos de estos sistemas de información llegan a las empresas y empiezan a funcionar como islas desconectadas, creando datos en sus propias bases, ofreciendo pocas o ninguna alternativa de integración o unificación de la data; lo que empieza a redundar en la calidad de los datos y la duplicidad de la información.

 

¿Cómo vienen resolviendo las empresas estos problemas?
La respuesta natural e inicial a esta problemática se hace con los puestos de trabajo conocidos como Backoffice; posiblemente en su empresa estará Martica, Claudia, don José o Wilson simplemente por mencionar algún nombre y ponerle identidad a este ejemplo, o quizás incluso sea usted, amigo lector, quien está desempeñando esta labor. Tal vez su puesto en la organización no sea “backoffice” sino más bien “asistente administrativo, analista, digitador, auxiliar, técnico operativo, etc”, pero sin importar el cargo, está dentro de sus tareas diarias el conectarse, leer, seleccionar, copiar, pegar, transcribir, verificar, conciliar, buscar, corregir, editar, actualizar, digitar y manipular la data de un sistema de información a otro. Seguramente y por citar un ejemplo, tendrá que conectarse al ERP, descargar el listado de pedidos en una hoja de Excel, abrir esos grandes listados y filtrar la información, hacer tablas dinámicas, luego conectarse a la banca virtual y descargar los pagos del día, cruzarlos contra los listados de Excel, después abrir de nuevo el ERP y asentar los pagos, luego abrir el CRM para actualizar el estado de la venta y después enviar un correo electrónico o notificar vía Whatsapp al vendedor que el pedido ya se pagó. Finalmente el jefe solicitará unos informes semanales sobre esas actividades y seguramente la respuesta será: “Jefe no me ha quedado tiempo” o tal vez Martica, Claudia, don José, Wilson o quizás usted, tendrán que dedicar horas de su tiempo para realizar esos informes y mientras los hace un pensamiento llegará a la cabeza: “Yo trabajo como una máquina, trabajo como un robot, todo el día haciendo esas conciliaciones y no me queda tiempo para hacer los informes. No tengo tiempo para hacer tareas donde pueda explotar todo lo que tengo para aportar a esta compañía; todo mi potencial”.

 

Esta problemática que generan los procesos digitales en la que nuestros colaboradores desempeñan actividades tediosas, transaccionales, monótonas y muy repetitivas, donde un error le cuesta demasiado a la compañía, ha potenciado la usabilidad de la tecnología RPA, la cual permite la aparición de la fuerza laboral digital dentro de nuestras empresas, permite que se desplieguen robots de software para realizar ese proceso de conciliación de pedidos descrito en el ejemplo o cualquier otro proceso digital que es robótico en su accionar y que hace que los seres humanos que los están ejecutando dentro de nuestras empresas se sientan como eso, como simples robots.

 

Es el momento de que usted amigo lector, si hace parte del equipo TI de su empresa, si ocupa un cargo administrativo, si es gerente o dueño, o si usted es quien desempeña el trabajo robótico, sea el camino para abrir las puertas a la tecnología RPA, no solo para que ella llegue a aportar eficiencia, productividad y reducción de costos a su empresa, sino para que logre agilizar la labor que Martica, Claudia, don José, Wilson o cualquier otro colaborador, y a su vez que permita liberar todo el potencial que un ser humano puede aportar a una organización desde sus capacidades cognitivas y desde sus inteligencias múltiples.

 

La verdadera transformación digital está en la capacidad de humanizar a las empresas y “desrrobotizar” al ser humano apoyado en las nuevas tecnologías.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Skip to content